No es una sonrisa. Es más la burla de un depredador. Dientes como cuchillas, meneando la lengua y una mirada de 300 yardas de ojos negros y muertos, enfocados en el lugar donde convergen los cañones del avión de combate. El arte de la nariz del avión presentaba la cara de la agresión, un poco de guerra psicológica destinada a intimidar, creada con unas pocas onzas de pintura untada sobre aluminio.

El legendario American Volunteer Group de la Segunda Guerra Mundial, los «Flying Tigers», hizo famosa la boca de tiburón, pero no fueron los primeros en pintarla en aviones. Durante la Primera Guerra Mundial, algunos pilotos alemanes se pintaron los ojos y fruncieron el ceño en su avión de reconocimiento Roland C.II. Llamaron a sus biplanos Roland de vientre gordo walfic (Ballenas). El arte de la nariz era jocoso y parecía apropiado para máquinas tan regordetas. Parecía llevar una expresión más de determinación sombría que de verdadera acritud. Poco después, alguien decidió agregar una boca abierta y dientes triangulares al conjunto, dándole a uno de los aviones una sonrisa desquiciada.

Ninguna buena idea permanece en secreto por mucho tiempo. Una multitud de máquinas de la Primera Guerra Mundial y más allá llevaron el motivo, que apareció en Nieuports, Sopwiths y, más tarde, Messerschmitts, por nombrar solo algunos.

un Curtiss P-40E tiene una cara de tiburón pero no era un Flying Tiger

Saludando a los visitantes cuando ingresan al Centro Steven F. Udvar-Hazy del Museo Nacional del Aire y el Espacio, un Curtiss P-40E tiene una cara de tiburón pero no era un Tigre Volador. El avión está pintado con los colores del 23º Grupo de Combate de la Fuerza Aérea 14, que en 1942 absorbió la misión —y algunos de los pilotos y aviones— de los Tigres Voladores.

(Dane Penland / NASM)

Y luego vino el Curtiss P-40. Recién salido de la fábrica, el caza parecía tener unas fauces amenazantes debido a su importante boca de entrada situada debajo de una nariz puntiaguda. Hoy en día, es difícil pensar en un Tomahawk sin esas mandíbulas hambrientas que lo acompañan. Incluso un niño de tres años te dirá: «Eso es un tigre volador», y la contradicción inherente en un tigre con la cara de un tiburón parece no preocupar a nadie. Pero no todos los P-40 con cara de tiburón de la Segunda Guerra Mundial son Flying Tigers.

Para cuando los pilotos estadounidenses volaban en combate en la Segunda Guerra Mundial, los aviadores de la Royal Air Force eran veteranos de casi dos años de guerra. Los estadounidenses adoptaron muchas teorías británicas sobre cómo luchar eficazmente en el aire y también tomaron otras cosas, incluidos 100 cazas Tomahawk que habían sido destinados a Gran Bretaña. Esos aviones eran los que volaba AVG.

La boca de tiburón arquetípica, como la conocemos hoy, apareció por primera vez en las narices de los Tomahawks del Escuadrón No. 112 de la Royal Air Force, luchando en el norte de África. “El Escuadrón Tiburón” había recibido sus cazas Curtiss en julio de 1941. El diseño de la nariz del escuadrón pasó por muchas iteraciones antes de que los aviadores británicos decidieran el diseño definitivo. El tiburón definitivo apareció mientras el Escuadrón 112 estaba sirviendo en Egipto.

Ese año, en otra parte del mundo, la casa de un misionero bautista en Toungoo, Birmania, para ser exactos, el piloto de AVG Charles Bond se había aburrido de la conversación después de la cena. Recogió la copia del 2 de noviembre de 1941 de El semanario ilustrado de la India y vi, en su portada, una foto de un par de Tomahawks del Escuadrón 112. En la foto, el teniente de vuelo sudafricano Neville «Bowks» Bowker estaba parado en el ala de un Tomahawk Mk británico. 1 llamado «Amenaza». Pero lo que más impresionó a Bond fueron los ojos y los temibles dientes del luchador.

«¡Caramba!» escribió en su diario: “¡Quiero que mi P-40 se vea así! Lo hablé con los demás y pensaron que era una buena idea «. Bond esperaba marcar a todos los cazas del Primer Escuadrón de Persecución con el diseño, sin embargo, la comandante de AVG, Claire Chennault, dijo: «No». En cambio, quería que todos los aviones de todo el grupo llevaran las marcas. Al día siguiente, Bond escribió en su diario: “16 de noviembre de 1941. Hoy bastante dolorido. Supongo que fue de pedalear a la ciudad por la pintura para animar los aviones «.

Pronto, muchos pilotos y tripulantes de tierra comenzaron a colaborar. Después de varios días de trazar casi el patrón británico exacto con tiza, luego pintar los dientes y los ojos en cada avión, las tripulaciones dieron un paso atrás para admirar su trabajo. El piloto de AVG y el autor de memorias RT Smith seguramente habló en nombre de todos los Tigres Voladores cuando dijo: «Eso parece terrible como el infierno».