Velocidad mínima y máxima del avión

El cálculo de la velocidad exacta a la que despega un avión depende de las condiciones meteorológicas del momento y de las características específicas del diseño aerodinámico de cada avión. Los factores clave que afectan a la velocidad de despegue del avión (a veces denominada velocidad de rotación) son: la dirección del flujo de aire, la forma del avión (especialmente sus alas), el tamaño del avión y su peso. Infinitas combinaciones de factores aerodinámicos y ambientales pueden influir en la velocidad necesaria para que cualquier avión despegue.

La sustentación es una fuerza ascendente creada cuando el aire fluye por encima y por debajo de las alas del avión. Durante el despegue, si la velocidad y la dirección del flujo de aire alrededor de las alas genera suficiente sustentación para compensar el peso del avión, éste se eleva y despega. Por eso es tan importante alcanzar la velocidad correcta durante el despegue. La cantidad de sustentación generada es una función de la velocidad del aire, y sin sustentación, el vuelo es imposible.

La velocidad de despegue de cada avión varía en función del tamaño del avión, la forma y el tamaño del ala, el peso del avión y muchos otros factores, como las condiciones meteorológicas. Cuando los fabricantes de aviones desarrollan, prueban y obtienen la certificación reglamentaria para cada nuevo tipo de avión, se publica un conjunto óptimo de especificaciones, incluyendo los requisitos de velocidad durante el despegue. Estos son algunos ejemplos de especificaciones de velocidad de despegue para algunos tipos de aviones muy conocidos.

  Maquetas de aviones para armar

A qué velocidad puede ir un avión en tierra

Aunque en su momento se adujeron varias razones para retirar el avión, hoy en día se coincide en que la falta de innovación continuada en el diseño y el rendimiento del avión, junto con los elevados costes de combustible y la modesta capacidad de asientos del avión, de 92 a 128 pasajeros, fueron las principales razones por las que British Airways y Air France decidieron enlatar el proyecto.

El avión de reconocimiento de largo alcance Lockheed SR-71 Blackbird, utilizado por las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos entre 1964 y 1998, es el avión con el récord de velocidad más rápido, con 3,3 Mach (2.200 mph). Hasta ahora. Los investigadores y los fabricantes han aprendido de los fracasos del Concorde y del Tu-144 y se han puesto manos a la obra para desarrollar una tecnología sostenible para los aviones supersónicos.

El avión X-59 QueSST (abreviatura de Quiet Supersonic Technology) ha sido diseñado para superar el problema de la peligrosa explosión sónica alcanzando una velocidad máxima de Mach 2,2 en relativo silencio. El avión está siendo fabricado por Lockheed Martin por 247,5 millones de dólares como parte del programa Low-Boom Flight Demonstrator de la NASA. Se espera que el X-59 se entregue en 2021, para las pruebas de vuelo que se llevarán a cabo en 2022. Se espera que esta aeronave lleve los viajes supersónicos civiles a la corriente principal.

Airliner

En las últimas décadas, la tecnología del transporte se ha multiplicado por diez, pero ¿por qué los aviones no van más rápido? Resulta que hay unas cuantas razones de peso para no querer que su vuelo comercial vaya a velocidades supersónicas: la turbulencia, los costes energéticos y el precio de los billetes podrían verse afectados por la velocidad de su vuelo. Veamos por qué su vuelo comercial mantiene un ritmo normal.

  Que tipo de combustible usan los aviones

Al igual que los coches, los aviones tienen límites de velocidad en determinadas zonas. Aunque los aviones comerciales actuales no le llevarán a cruzar el Océano Atlántico en menos de unas horas, la mayoría de los grandes aviones viajan a velocidades decentes.

Al igual que cualquier otro tipo de vehículo, la velocidad determina en gran medida las maniobras que se pueden realizar. En el caso de los aviones, ciertas velocidades son absolutamente necesarias para llevar a cabo una transición segura de tierra a aire.

Los jets privados pueden volar a velocidades entre 400 y 700 mph (348 y 608 nudos), similares a las de los aviones comerciales. Dado su menor tamaño, generalmente no pueden volar tan lejos como sus homólogos más grandes debido a las limitaciones de almacenamiento de combustible. Sin embargo, un puñado de aviones ultralargos puede volar más de 8.000 millas o 6.952 millas náuticas.

Avión

Es una situación común para los viajeros. Te abrochas el cinturón de seguridad, escuchas la demostración de seguridad previa al vuelo (esperamos) y te preparas para el despegue. Al cabo de unos momentos, el piloto dice: “Señoras y señores, estamos ahora a nuestra altitud de crucero de 36.000 pies”.

Es hora de relajarse y esperar a que llegue el carro de refrescos. Pero, ¿cuántos de nosotros nos hemos parado a preguntarnos por qué los aviones suben tanto? Según USA Today, la altitud de crucero habitual de la mayoría de los aviones comerciales es de entre 33.000 y 42.000 pies, es decir, entre seis y casi ocho millas sobre el nivel del mar. Normalmente, los aviones vuelan a unos 35.000 o 36.000 pies de altura.

  Flota de aviones level

Para ponerlo en perspectiva, el pico del Monte Everest mide 29.029 pies. Pero por eso tenemos cabinas presurizadas: para que no te sientas como si estuvieras literalmente intentando respirar en la cima del Monte Everest.

La zona se llama estratosfera inferior, que está justo por encima de la troposfera, la parte más baja de la atmósfera, según el Centro de Educación Científica de la UCAR. Volar en esta zona tiene muchas ventajas que hacen que el vuelo sea uno de los principales medios para que los viajeros vayan de un lugar a otro.

Ir arriba