2 caen del avión, algunos se acurrucan en el ala del avión en kabul

Marina LeGree, fundadora y directora ejecutiva de una pequeña organización no gubernamental estadounidense activa en Afganistán, declaró el lunes que entre 600 y 1.300 personas, entre ellas chicas de su grupo, llevaban esperando cerca del aeropuerto de Mazar-i-Sharif desde hacía una semana, en medio de una confusión en la que estaban implicados los talibanes y funcionarios estadounidenses.

Su organización, con sede en Virginia, que entrena a las niñas afganas en el liderazgo a través de actividades físicas como el alpinismo, está tratando de evacuar a un pequeño grupo de niñas y mujeres jóvenes, todas ellas de entre 16 y 23 años, y a algunos miembros de su familia.

Según declaró el lunes a la cadena de televisión estadounidense MSNBC, algunas de las integrantes de su grupo fueron convocadas la semana pasada al aeropuerto de Kabul, donde figuraban en los listados de aviones, pero no pudieron entrar durante el caótico puente aéreo estadounidense.

“No estamos al tanto del panorama general, así que no estoy segura de si se trata puramente de dinero o de lo que está exactamente en juego aquí, pero lo que sí sabemos es que tenemos mujeres en peligro y que no pueden volver. Tenemos que ir”.

“Dadas estas limitaciones, tampoco tenemos un medio fiable para confirmar los detalles básicos de los vuelos chárter, incluyendo quién puede estar organizándolos, el número de ciudadanos estadounidenses y otros grupos prioritarios a bordo, la exactitud del resto del manifiesto y dónde planean aterrizar.”

Los afganos corren junto al avión militar estadounidense en el aeropuerto de Kabul

Gracias a los aviones estadounidenses C-17 Globemaster III y C-130 Hércules, así como al transporte aéreo de la coalición y de sus socios, se han evacuado de Afganistán unos 21.600 miembros del personal en las últimas 24 horas, según el subdirector de operaciones regionales del Estado Mayor Conjunto, que afirmó que las cifras son las mejores desde que comenzaron las operaciones de evacuación.

  Curso para pilotar aviones

Un infante de marina de la Fuerza Especial Aérea-Terrestre de Respuesta a la Crisis-Comando Central interactúa con un niño durante una evacuación en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai, Kabul, Afganistán, 24 de agosto de 2021.

Alrededor de 58.000 ciudadanos estadounidenses, aliados civiles, solicitantes de visados especiales para inmigrantes afganos y otros afganos vulnerables han sido sacados del peligro desde el 14 de agosto, dijo el general de división del ejército William D. “Hank” Taylor durante una sesión informativa celebrada hoy en el Pentágono.

“Quiero reiterar que somos capaces de lograr este nivel de aumento de salidas gracias al personal militar estadounidense y al trabajo de nuestros socios las 24 horas del día para llevar a cabo esta misión tan importante, incluyendo la seguridad de los aeropuertos y las operaciones de vuelo”, dijo Taylor.

Los afganos se aferran al exterior del avión estadounidense que sale de Kabul

Durante horas, los pasajeros esperaron en el vestíbulo de salidas del recién restaurado aeropuerto de Kabul, su vuelo -el primero en salir de la capital afgana desde que se completó la retirada de Estados Unidos- se retrasó repetidamente. Cuando por fin les llamaron para embarcar al ponerse el sol, su alivio era evidente. “Deutschland, Alemania”, dijo un hombre cuando le preguntaron su destino final. Después de que los talibanes se hicieran con el control de Afganistán a mediados de agosto, más de 120.000 personas fueron evacuadas por vía aérea del aeropuerto de Kabul, en una evacuación dirigida por Estados Unidos que se vio empañada por el caos y por un devastador atentado con bomba.Diez días después de que las últimas tropas estadounidenses abandonaran el país, un avión de Qatar Airways aterrizó en el aeropuerto de Kabul para sacar a los afganos y a los extranjeros varados del Afganistán controlado por los talibanes. Una madre llevaba a un niño pequeño en un cochecito, mientras su marido subía a sus dos emocionados hijos al autobús para el corto trayecto hasta el avión.

  Si la tierra gira porque los aviones tardan lo mismo

Otro pasajero, un ciudadano afgano-estadounidense con doble nacionalidad que no dio su nombre por razones de seguridad, dijo que su familia de seis miembros había intentado salir varias veces desde que los talibanes tomaron el poder: “No pudimos pasar por los puestos de control de los talibanes”, dijo a la AFP, añadiendo que fue golpeado por los combatientes. “Hemos estado en casa, pero no nos rendimos”, dijo. “Son emociones encontradas porque estoy dejando a mi madre y a mis hermanos aquí, y ellos tampoco se sienten seguros”, dijo. “Para nosotros y mis hijos, es muy emotivo irnos”. – En funcionamiento – La terminal del aeropuerto por la que pasaron los pasajeros el jueves estaba irreconocible respecto al estado de deterioro en el que quedó cuando se marcharon las fuerzas extranjeras.El edificio fue destrozado durante el caos de los primeros días de la toma del poder por parte de los talibanes, dejando las salas de pasajeros destruidas y la infraestructura crítica en pedazos.

El último avión con estadounidenses abandona Afganistán

Maestros de carga y pilotos de la Fuerza Aérea de EE.UU. asignados al 816º Escuadrón Expedicionario de Transporte Aéreo, cargan pasajeros a bordo de un C-17 Globemaster III de la Fuerza Aérea de EE.UU. en apoyo de la evacuación de Afganistán. | U.S. Air Forces Europe-Africa via Getty Images

La Fuerza Aérea de Estados Unidos ha determinado que la tripulación de un avión de transporte militar C-17 tomó la decisión correcta de despegar del Aeropuerto Internacional Hamid Karzai de Kabul, Afganistán, el pasado mes de agosto, a pesar de que los civiles desesperados se abalanzaron sobre la pista.

  Aviones teledirigidos de gasolina

En un comunicado el lunes, la portavoz de la Fuerza Aérea, Ann Stefanek, dijo que el servicio encontró que la “tripulación aérea había actuado apropiadamente y ejercido un buen juicio en su decisión de despegar lo más rápido posible cuando se enfrentó a una situación de seguridad sin precedentes y en rápido deterioro” en Afganistán.

Tras el caótico suceso del 16 de agosto -captado en vídeo, en el que se ve a los afganos aferrándose a los aviones mientras éstos rodaban por la pista-, el Ejército del Aire encargó a su Oficina de Investigaciones Especiales que investigara el episodio. En ese momento, el servicio dijo que la OSI planeaba revisar las imágenes y las publicaciones en las redes sociales relacionadas con la huida de los civiles que se precipitaban a la línea de vuelo, gran parte de las cuales llegaron a los titulares y dominaron los segmentos de noticias en todo el mundo mostrando a los afganos arriesgando su seguridad para escapar del país horas después de que Kabul cayera en manos de los talibanes.

Ir arriba